Anémonas

Anémonas

Diminutos organismos marinos ondulan al compás de las corrientes y las oscilaciones de la energía solar a través del agua. Seres iridiscentes que renuevan su compromiso con la biósfera, aportando colores y destellos vivos a la mineralidad inerte de las profundidades, en silente diálogo con peces, corales, esporas y algas.

Y así como la bajamar permite descubrir, de pronto, la mágica belleza de estas criaturas que sugieren cromatismos y formas más propias del reino vegetal, la deterritorialización propuesta por una pieza de joyería que evoca este misterioso lirismo, no es sino consecuencia de una estética cuyos componentes generan una peculiarísima luz que –en las antípodas de los fuegos fatuos y la artificialidad del adorno suntuoso– se funda en la tierra y los elementos que la circundan y renuevan la promesa de la vida día a día.